Mi ocio y tiempo libre

Entretenimiento y noticias de actualidad

¿Cuándo se debe realizar el estudio de la pisada en niños?

Es muy probable que nadie se percate de las anomalías que se hacen presentes en los niños en el andar. Algunos consideran que son propias de la edad y que con el crecimiento irán desapareciendo. Pero ¿cuándo es necesario realizar el estudio de la pisada en niños?

Indistintamente,  que el pequeño practique o no algún deporte, el hecho de que tenga mal andar puede afectar su desempeño en muchas actividades. Por lo que no se deben dejar pasar por alto las alertas que indiquen la presencia de cualquier afección.

estudio de la pisada

Razones por las que se deba hacer el estudio de la pisada

En general, los niños pueden tener una pisada peculiar cuando dan sus primeros pasos. Algunos caminan de puntas, metiendo los pies, o afincando el lado externo de los mismos.

Si bien es cierto que al pasar del tiempo se va modificando hasta que están erguidos, puede que muchos conserven malos hábitos al pisar.  Existen algunas manifestaciones que pueden ser señales claras de que se debe hacer algo al respecto. Tal cómo:

Pies torcidos hacia dentro

Esta condición es natural en un 90% de los bebés. Se debe a que en el vientre se encuentran en posición fetal y entre los 8 hasta los 15 meses desaparece. El problema radica cuando pasado este tiempo se mantiene la condición. Se denomina Anteversión femoral y crea inconvenientes en el andar del niño.

Piernas arqueadas

La curvatura que aparece en las piernas durante el crecimiento, puede ser hereditaria y afecta a una de las piernas. Existen dos probabilidades de diagnóstico en este caso, que es la enfermedad de Blount o el raquitismo.

La primera se trata de un trastorno de orden genético que afecta la parte superior del hueso. El tratamiento para ello es quirúrgico y se corrige mayormente entre los 3 a 4 años para que sea efectivo.

El raquitismo, por su parte, se deriva de una dieta carente de calcio y vitamina D. Se nota por el arqueamiento de ambas extremidades inferiores y se puede eliminar incluyendo los elementos deficitarios en la alimentación. En el caso de que no haya mejoría se pueden aplicar técnicas más complejas.

En la circunstancia de que el infante presente alguna de las anteriores, es imprescindible pedir asesoramiento con un experto en el análisis especializado del caminar para establecer el tratamiento adecuado. Recuerde consultar con el pediatra ante cualquier duda para que le refiera directamente al podólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.