Mi ocio y tiempo libre

Entretenimiento y noticias de actualidad

Aprender armonía musical es necesario si quieres componer

Hay gente que nace con un oído privilegiado y no necesita casi estudiar música, pero no nos engañemos: genios así hay muy pocos. Si quieres componer, necesitas aprender armonía musical.

Tanto si quieres componer tus propias canciones para tocar tú solo o con tu banda, como si quieres componer para otros artistas o como el famoso Charlie de la serie Dos hombres y medio —ser compositor de música para publicidad, o de bandas sonoras—; tanto si  te gusta el rock, como si lo tuyo es el jazz tienes que estudiar armonía musical.

Una buena pieza es la mezcla de sonidos, pero para que esos sonidos funcionen, hay otros sonidos o ritmos que, aunque no se perciben a primera vista, funcionan como engranaje perfecto y consiguen que una pieza compuesta de elementos aparentemente disonantes sea una pieza llena de armonía y ritmo.

Igualmente, si quieres ser arreglista musical, no solo deberás saber de armonía musical, sino que esta deberá ser la base de tu trabajo. Un arreglista musical quizá no haya compuesto nada en su vida desde cero, pero precisamente su trabajo está en arreglar una pieza que no funciona por algo, ver qué le ocurre, dónde está el fallo, hacer unos retoques y transformar algo que no sonaba bien en algo perfecto, lleno de armonía.

Tanto el trabajo de compositores como el de arreglistas se basa en la armonía musical. Por supuesto, antes de entender bien qué es la armonía musical y cómo puedes utilizarla, deberás saber solfeo. Si no sabes leer música, nunca podrás trabajar con sus tripas, con su alma, con su armonía. No intentes entender lo que es la armonía si no entiendes el lenguaje musical, pues será muy difícil que lo consigas y te dejarás la mitad de la pasión y del sentido que tiene por el camino.

armonía musical

Para entender el concepto de armonía musical deberás estudiar las escalas, su composición, los tonos; los acordes, las variaciones, las progresiones armónicas; las tonalidades y los matices.

 

Por supuesto, con estudiar no vale, hay que tener cierto interés y gusto para manejar bien la armonía musical, es necesario además que escuches muchas de las canciones que se consideran técnicamente perfectas para que las analices y leas por debajo. Hay que ser un gran oyente antes de ser un gran músico; pero no es imposible, con trabajo y constancia se puede hacer.

Tanto si quieres ser profesional como si no, debes estudiar armonía musical. Aunque sea para tocar para ti o para los tuyos (familiares, amigos), verás qué placer te produce poder reproducir a la perfección canciones famosas que todo el mundo reconocerá y después quién sabe si no escucharán tus propias composiciones. Puedes aprender por ti mismo, pero eso no es aconsejable, lo mejor es tener un tutor o, al menos, una guía de estudio para evitar abandonar; así tendrás el camino y las pautas marcados. Es muy difícil ponerse uno solo sin guion a seguir porque no se sabe por dónde empezar.

No lo dejes más, ponte ya a estudiar armonía musical.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.